jueves, 17 de agosto de 2017

Llorar a chorros

"Llorar de amor, de hastío, de alegría... (O. Girondo, en un nuevo aniversario de su nacimiento))

Llorar como un diluvio sin orillas
en un terco ejercicio de vertiente,
con la boca de oscuras maravillas
y el arco de la frente,
llorar, llorar inútilmente
contra el duro respaldo de las sillas,
en medio del tumulto de la gente
y en celo de guerrillas;
igual que cien canillas
verter un aguacero de torrente
desde el plexo solar de las costillas
y llevar en los ojos la simiente
del mar en las mejillas,
a conjuro de lágrima batiente. ©

Del libro De diluvios y andenes.
Recitado en Radio UAI, en homenaje
a Oliverio Girondo.

miércoles, 16 de agosto de 2017

Usted

Yo la recuerdo a usted con tal porfía y tan hondo fervor en ambas manos, verla llegar con celo de leones, tan desnuda en el alba. Con los ojos de novia primeriza y la boca caliente, probar el alimento de mis besos como quien muerde azúcar impalpable. La recuerdo con gesto pesaroso fugar bajo la lluvia sin decir ni siquiera una palabra. Con mi nombre sujeto de los labios, igual que un corazón de almíbar negra.
Tal vez usted recuerde. ©

Del libro Llevarás en la piel.
Recitado en Radio UAI.

martes, 15 de agosto de 2017

Dogma

Este cerco de besos con que anudo tu piel incandescente hasta quitarte el aire que respiras y el pétalo de pan que te alimenta. Doméstico apetito que procura cenar en la Bastilla de tus labios y morder con urgencia de esponsales el grano de la espiga milenaria. Este pulso nupcial que desde siempre me gobierna el torrente de la sangre con modales de púdica certeza, es el único dogma que suscribo y el origen de fe con que demando el rojo catecismo de tu boca. ©

Del libro Llevarás en la piel.
Recitado en Radio UAI.

Amantes

En un banco de plaza a cielo abierto comenzaron a amarse sin reparos igual que las estatuas de cemento de mármoles ajados.Voraces de apetitos irresueltos hicieron el amor como lagartos que se tumban al sol de los inviernos en orgasmos de almíbar y de barro. Ardiendo como pétalos de brasas, desnudos y febriles,se amaron con volcánico delirio. "La Sociedad Moral y Humanitaria", con severo rigor inconmovible, los desterró sin culpas al exilio. ©

Del libro Llevarás en la piel.
Pintura: Georgy Kurasov.

lunes, 14 de agosto de 2017

Triste de tristeza interminable

Una mujer se ahoga en la tristeza de un llanto interminable, en íntimo ejercicio de la ausencia y en larga soledad de soledades. Desnuda de dolor, como desierta, el pulso incontenible de su sangre parece un arenal de roca negra donde encallan las naves. La lluvia que le tizna las mejillas de sal involuntaria se despeña de amor corriente abajo, y le lava la miel de las heridas y el mar de la nostalgia, con mi nombre sujeto de los labios. ©

Del libro Oceanario.
Recitado en Radio UAI.

domingo, 13 de agosto de 2017

En venta

Cada noche, recién llegado a casa, con desgano de estricto cumplimiento, en el viejo perchero del estudio cuelgo todo las penas que me habitan. La pena de los lunes impiadosos, las que traen rumores de penumbra, la que sabe tu nombre y enmudece, la que te nombra tanto. La que toma la forma de tu boca con infantil porfía y me niega los besos prometidos, la que triste del alma numera cada gota de la lluvia.
Debo poner en venta ese perchero. ©

Del libro Llevarás en la piel.

Fieras

Porque fuimos la sed y el hambre juntos y el insaciable ayuno de las bocas, nos mordimos la carne como fieras a besos enjauladas. Bocado por bocado, pulpa virgen de inocente sabor, canibalismo, con los dientes de roja mordedura, cebados en el pulso de la sangre. Tigres de amor nos devoramos todo, el vientre, la cintura, la garganta, el oceánico surco de las ingles, y después de comer nos abrazamos como dos niños buenos esperando la hora de la cena. ©

Del libro Llevarás en la piel.
Pintura: Nicoletta.

Acordelar la rosa

Acordelar la rosa, rodear el pedestal de su aposento con esquirlas de balas inocentes y besos de carmín como puñales. Sitiar su delicada fortaleza con ajuares de encajes incendiarios y ceñir el botón de su corola con hilvanes de insomnio. Beberla sin pudor hasta vaciarla de lágrimas y espinas y volver a beber retoño y siembra; Rodearle el corazón con tempestades de rigores de hambruna y morder la raíz del fruto virgen. ©

Del libro Oceanario.
Recitado en Radio UAI.

sábado, 12 de agosto de 2017

Luz

Sutil urdimbre de seda,
mi corazón va tejiendo
un nudo de duermevela
para enlazarte a mi pecho.
La madrugada se enreda
con hilo de amores nuevos,
bajo una luna morena
que nos abraza en silencio.
Lumbre, cerilla, madera,
ardor que late por dentro,
boca del beso que quema
y este conjuro de fuego. ©

Del libro Oceanario.
Recitado en Radio UAI.

Roja

Oscurecida de sombras,
la habitación en silencio
y en la penumbra, tu boca,
que ofrece su fruto nuevo.
Desnuda de piel y rosas
germinas sobre mi pecho
y se suceden las horas
y te deshaces en besos.
Roja de amor te abandonas
al pulso de mi deseo
y somos dos en la forja
ceremonial del incendio. ©

Del libro Oceanario.
Recitado en Radio UAI.